Ginecología

HISTERECTOMÍA

Histerectomía

MIOMECTOMIA

Histerectomía

Hablamos de histerectomía abdominal como un procedimiento quirúrgico donde se extirpa el útero a través de una incisión que se realiza en la parte inferior del abdomen. El útero, también conocido como vientre, es el lugar donde crece el bebé durante un embarazo. Es posible realizar una histerectomía parcial o total, en una histerectomía parcial se extirpa solo el útero y se deja el cuello uterino intacto, mientras que en una histerectomía total se extirpan ambos.

 

En ocasiones una histerectomía puede incluir la extirpación de uno o ambos ovarios y también de las trompas de Falopio, este procedimiento se conoce como histerectomía total con salpingooforectomía.

El procedimiento de histerectomía se puede realizer también con una incision en la vagina (histerectomía vaginal) o por laparoscopia, utilizando instrumentos largos y delgados que son insertados a través de pequeñas incisiones abdominales.

La escogencia entre uno u otro procedimiento depende de cada caso específico y debe ser evaluado y recomendado por su ginecólogo.

Algunos casos en los que se recomienda realizar una histerectomía abdominal suelen ser los siguientes:

  • Si tiene un útero grande.
  • Si el médico quiere verificar otros órganos pélvicos en busca designos de enfermedad.
  • Si el cirujano considera que es la opción más conveniente para tu caso.

En ocasiones una histerectomía puede incluir la extirpación de uno o ambos ovarios y también de las trompas de Falopio, este procedimiento se conoce como histerectomía total con salpingooforectomía.

La Condición

Es necesario someterse a una histerectomía para tratar los siguientes padecimientos:

  • Cáncer ginecológico: una histerectomía puede ser la mejor opción de tratamiento en casos de cáncer de útero o de cuello uterino. De acuerdo al tipo específico de cáncer y al nivel de avance que tenga, podría ser necesario incluir otros procedimientos quirúrgicos adicionales a la histerectomía, además de otras opciones como la radiación o la quimioterapia.

 

  • Fibromas: la histerectomía representa la única solución definitiva y permanente para tratar los fibromas; que son tumores uterinos benignos que suelen provocar un sangrado continuo, anemia, dolor pélvico o presión en la vejiga. Los tratamientos no quirúrgicos representan una posibilidad según el nivel de molestia y el tamaño del tumor, en muchos casos las mujeres no requieren tratamiento porque presentan síntomas mínimos.

 

  • Endometriosis: en este caso el tejido que reviste el interior del útero (endometrio) crece fuera del útero; en los ovarios, en las trompas de Falopio u otros órganos pélvicos o abdominales. Cuando la endometriosis no presenta mejoría con el uso de medicamentos o la cirugía de conservación, podría entonces requerirse una histerectomía junto con extirpación de ovarios y trompas de Falopio (salpingooforectomía bilateral).

 

  • Prolapso uterino: se puede producir un descenso del útero hacia la vagina, esto sucede al debilitarse los ligamentos y tejidos de apoyo. Este prolapso uterino puede provocar incontinencia urinaria, presión pélvica o dificultal en los movimientos intestinales y para tratar la aparición de estos trastornos podría ser necesario recurrir a una histerectomía vaginal.

 

  • Sangrado vaginal anormal: en casos de menstruaciones intensas, irregulares o prolongadas se puede recurrir a una histerectomía para obtener alivio cuando el sangrado no ha logrado ser controlado con algún otro método.

 

  • Dolor pélvico crónico: la cirugía puede representar un último recurso necesario en mujeres que experimentan dolor pélvico crónico originado en el útero, pero la histerectomía no brinda alivio a muchas formas de dolor pélvico y realizar una histerectomía que resulte innecesaria puede traer consigo nuevos problemas. Por ello se recomienda realizar una cuidadosa evaluación antes de recurrir a este procedimiento.

La histerectomía elimina la capacidad de embarazarse y por esto es importante analizar previamente si existe un deseo de querer quedar embarazada, de esta forma se puede revisar con el médico la existencia de otros métodos alternativos a la cirugía. En casos como el cáncer la histerectomía podría ser la única opción viable, pero para otros trastornos como los fibromas, la endometriosis y el prolapso uterino, es posible probar primero con tratamientos menos invasivos.

 

Durante una cirugía de histerectomía puede presentarse también la extirpación de ambos ovarios y de las trompas de Falopio, lo que conocemos como salpingooforectomía bilateral. Es importante conversar anticipadamente con el médico de la posibilidad de requerirse este procedimiento, teniendo en cuenta que este provoca lo que se conoce como menopausia quirúrgica. Cuando las mujeres se someten a este tipo de histerectomía suelen presentar los síntomas de la menopausia inmediatamente después de la cirugía. Es importante valorar cuánto te afectan estos síntomas en la calidad de vida y de acuerdo a esto someterse a un tratamiento con hormonas a corto plazo.

Riesgos

La cirugía de histerectomía suele ser un procedimiento muy seguro, pero como toda cirugía mayor existe un riesgo de complicaciones asociadas que detallamos a continuación.

 

  • Coágulos sanguíneos
  • Infección
  • Sangrado excesivo
  • Reacciones adversas a la anestesia
  • Daño a las vías urinarias, la vejiga, el recto u otras estructuras pélvicas durante la cirugía, lo que podría requerir intervenciones quirúrgicas adicionales
  • Comienzo anticipado de la menopausia, aún si no se extirpan los ovarios
  • En escazas ocasiones, la muerte

La Preparación

La ansiedad por tener que someterse a una histerectomía es normal, por ello recomendamos prepararse de la siguiente manera:

  • Con respecto a los medicamentos sigue las indicaciones médicas y consulta si debes cambiar de alguna forma tu rutina de medicamentos habituales en días previos a la cirugía. Es importante considerar e informar también a tu médico sobre medicamentos de venta libre, los suplementos dietéticos o las preparaciones a base de hierbas que acostumbres tomar.
  • Considera que para una histerectomía general se te aplicará anestesia general, lo que significa que durante la cirugía estarás inconsciente.
  • La histerectomía abdominal supone en general una estancia hospitalaria de al menos un día, pero la cantidad de tiempo que dure esta hospitalización dependerá del tipo de histerectomía que se practique y de las recomendaciones médicas.
  • La recuperación completa puede tardar unas 4 semanas, lo cual significa que necesitarás ayuda durante el proceso porque es posible que el médico recomiende restringir algunas actividades durante este periodo de recuperación, por ejemplo evitar conducir o levantar objetos pesados. Esto puede generar que necesite a alguien en casa para ayudarle.

 

Lo que puedes esperar

En la histerectomía abdominal el cirujano separa el útero de los ovarios, trompas de Falopio y vagina superior, también de los vasos sanguíneos y del tejido conectivo que lo soportan. En la histerectomía total se extirpa la parte inferior del útero (cuello uterino) pero en ocasiones este se deja en su lugar, lo que representa una histerectomía parcial. Además, podría ser necesario que el cirujano deba retirar también otros órganos pélvicos y tejido, como los ovarios o las trompas de Falopio.

 

Antes del procedimiento

  1. Utiliza un jabón antibacterial para ducharte el día previo y la mañana misma antes de la cirugía, con esto podremos reducir el riesgo de infección.
  2. Es recomendable tener dieta blanda el día previo a la cirugía.
  3. Se requiere un ayuno de 8 horas previo al procedimiento.

 

Durante el procedimiento

La histerectomía suele realizarse con anestesia tipo sedación y con bloqueo epidural, por lo cual no estarás despierta durante la cirugía. El procedimiento requiere aproximadamente entre una y dos horas, además de un tiempo de preparación para entrar en el quirófano.

 

Para iniciar el procedimiento, un miembro del equipo quirúrgico colocará un catéter urinario a través de la uretra para vaciar la vejiga. Ese catéter permanecerá ahí durante toda la cirugía y durante un breve periodo posterior a ésta. Utilizamos una solución estéril para limpiar el abdomen y la vagina antes de la cirugía.

 

Para la realización de la histerectomía el cirujano realizará una incisión (corte) en la parte inferior del abdomen utilizando uno de los siguientes métodos:

 

  1. Incisión vertical: comienza en el medio del abdomen y se extiende desde justo debajo del ombligo hasta justo encima del pubis.
  2. Incisión horizontal: se realiza por la línea del bikini que se encuentra aproximadamente 2.5 cm por encima del pubis.

 

Existen muchos factores que pueden determinar qué tipo de incisión se realice, por ejemplo el motivo de la histerectomía, la necesidad de explorar la parte superior del abdomen, el tamaño del útero y la presencia de cicatrices de anteriores cirugías abdominales. La incisión vertical se utiliza principalmente en histerectomías cuyo motivo derive de endometriosis, fibromas grandes y tumores ginecológicos.

 

Después del procedimiento

Posterior a la cirugía debes pasar algunas horas en la sala de recuperación, donde el equipo de atención médica estará al pendiente de tu estadía:

  • Prestarán atención a si presentas signos de dolor
  • Facilitarán medicamentos para tratar el dolor y para prevenir infecciones
  • Animará a levantarse y caminar inmediatamente después de la cirugía

 

Como mencionamos antes, una histerectomía abdominal puede requerir al menos un día de hospitalización pero esto podría aumentar. Es normal presentar flujo vaginal con sangre durante varios días o semanas después de la histerectomía, para ellos debes usar compresas higiénicas. Si presentas un sangrado persistente o tan espeso como el periodo menstrual, deberás hacérselo saber al cirujano.

La incisión realizada cicatrizará gradualmente y quedará una cicatriz poco visible en el abdomen.

Recomendaciones

  • Tener mucho descanso
  • No levantar nada pesado durante 6 semanas completas posteriores a la cirugía
  • Mantente activa después de la cirugía pero evitando realizar actividades extenuantes durante esas primeras 6 semanas
  • La actividad sexual deberá esperar 6 semanas para reanudarse
  • Para otras actividades normales puedes consultar y seguir las recomendaciones del médico

 

La vida después de la histerectomía

Existen algunos aspectos en la vida que cambian de forma permanente luego de realizarse una histerectomía.

  • Se terminan los periodos menstruales
  • Sentirás alivio la mayor parte del tiempo de aquellos síntomas que hicieron necesaria la cirugía
  • No existe posibilidad de embarazarse
  • Si estás en etapa premenopáusica la extirpación de los ovarios iniciará la menopausia
  • Si te realizas una histerectomía previo a la menopausia y conservas los ovarios, es posible que inicies la menopausia en una edad anterior a la promedio
  • En el caso de una histerectomía parcial en donde el cuello uterino permanece en su sitio queda el riesgo de sufrir cáncer en el cuello uterino, para lo cual es necesario realizar pruebas de Papanicolaou con regularidad para poder detectarlo

 

En otros aspectos de tu vida es posible que recobres normalidad o incluso podrían mejorar al terminar la recuperación de la histerectomía. Este es el caso de la vida sexual; si tienes una buena vida sexual antes de la cirugía es posible que continúe así posterior a la histerectomía. Incluso algunas mujeres obtienen más placer sexual después de su recuperación, al no sufrir ya del dolor crónico o del sangrado intenso que ocasionaba el problema uterino. Este alivio de síntomas puede contribuir a mejorar en gran medida la calidad de vida, experimentando una sensación de bienestar y de continuación de vida.